Olga Diego

Especializada en los procesos escultóricos, performances, audiovisuales y el dibujo. Su trabajo se caracteriza por la construcción de diversos artefactos y la exploración de los mismos a través de performances.
Ha desarrollado una amplia experimentación sobre temática de vuelo, alzando ella misma el vuelo en uno de sus artefactos. La implicación del público es elemento importante en muchas de sus propuestas. Explora también los límites del cuerpo y la identidad, abordando entre otras cuestiones la construcción-deconstrucción del género. Desarrolla esculturas dotadas de movimiento e interactivas con aplicación de circuitos electrónicos y programación.

Sus últimos proyectos se han desarrollado en: Curso ART IN FLIGHT en la Universidad de California (California); JARDÍN AUTÓMATA UNESCO (París), Treasure Hill Light Festival (Taipei), Lonja y MACA (Alicante); BUBBLE WOMAN SHOW en ArtMadrid, Matadero (Madrid), CACM (California); MAGIC CUBE, Conferencia-performance, Centro de Arte 2 de Mayo, CA2M, (Madrid); TRANSCRIPTION / NON-STOP DRAWING ACTION en la sala SCAN Project Room (Londres).

JARDÍN AUTÓMATA

Inspirada en el Jardín de la delicias de el Bosco, Jardín Autómata es un universo de seres extraordinarios de aire y piel translúcida que nos envuelven en una orgía visual de movimiento, luz y sonido.
Una cabalgata de hermosos, extravagantes y sugerentes personajes de formas casi inconcebibles.

Cuerpos traslúcidos, que con sus motores, como corazones eléctricos, insuflan aire en su interior, marcando con sus ritmos una indescifrable sinfonía eléctrica. Luces led tintineantes terminan de iluminar los cuerpos y una lluvia de cables y circuitos electrónicos se descuelgan desde las figuras hasta posarse en el suelo de la sala.

Entre los personajes podemos encontrar: humanoides de todos los géneros, cuadrúpedos sencillos y mestizos, seres híbridos, mujeres de grandes pechos-antena, animales cabeza-globo, la jirafa mutante, chico pájaro con alas-tortilla, huevos y peces con piernas, hermafroditas que vuelan, frutos con tentáculos, perros de dos cabezas, pájaros extraños de alas adaptadas, y un largo etc.

Detrás de esa obra del Bosco yace una crítica: profundamente religioso, pretendía mostrar las terribles consecuencias que acaecerían a la especie humana si esta se dejaba seducir por los placeres de la carne.

Jardín Autómata nos reflexiona que, convertidos hoy en una sociedad capitalista, incapaz de modular un respeto por el medio ambiente, sufrimos de un derroche desmedido y es en esa lujuria consumista donde mostramos nuestro inmenso pecado: el plástico.

De su diseño inicial para el CCCC en Valencia en 2018, Jardín Autómata a variado su composición en las sucesivas muestras (Taipei, París, Alicante) buscando un diálogo con los espacios y enriqueciéndose como obra. Ahora en Oviedo mostrará un nuevo diseño pensado para el espacio de la Fábrica de Armas.

ORGANIZA

COLABORA