Nacho

Martínez Loredo

NACHO LOREDO. Aunque de formación artística, la trayectoria profesional ha discurrido más por el ámbito técnico, aplicando los procesos creativos a desarrollos industriales con un fin expositivo, el entorno y vida cotidiana se han convertido por si mismos en procesos creativos. Cada escena suscita una pregunta que por supuesto requiere de respuesta. Estas respuestas se traducen al lenguaje más primario, el visual. 

Ideas transformadas en realidades tangibles que toman forma tras un proceso técnico con la clara imagen del final anticipado. Se podría decir que el proceso creativo que desarrollo se basa en el “Spoiler”, anticipando gráficamente el resultado real y tangible, de modo que resulte casi un juego fácil y rápido, pero no. Cualquiera que haya trabajado en los procesos constructivos sabe que “Cada cosa lleva su tiempo, capacidad y esfuerzo”.

Cada vez que suena el teléfono y leo a Marta, me preparo para alguna aventura seguro apasionante. Supongo que nos pasa a todos los que tratamos de transformar los sueños en realidades.

El proceso de realización para una producción, ha de contar siempre con un presupuesto y unos plazos.

El resultado de estos cálculos nos ha limitado la producción a dos elementos de los muchos que nos hubiese gustado realizar sobre este precioso espacio.

Dos “A” de 9×4 m. se mimetizan con el espacio que ocupan. Atrapamos el espacio que ocupa el carácter “A” sobre un fondo histórico. Un juego visual con el espectador en un lugar “intocable” que parece hablar.

ORGANIZA

COLABORA