Colectivo
Óvalo

Dela Delos_Nuria Antolín_Paula Blanco_Ruth Álvarez

 

Fábrica de Armas
NAVE 3
Sala de Cañones

 

 

Vamos a construir un refugio de unos 30 metros cuadrados
con materiales cotidianos. La mayor parte de los materiales
los podemos traer de casa, no tienen que ser nuevos, vienen
de un lugar íntimo y tiene su propia carga sentimental. El
espacio se irá conformando de manera orgánica y reflejará
los elementos que hay en nuestros cuartos actualmente.
Utilizaremos materiales como cojines, alfombras, palos de
escoba, sábanas, flexos etc.
La inspiración la hemos encontrado en los refugios infantiles
que suelen construir niñas y niños con sus amigas en
espacios de la casa y con objetos que se encuentran a mano.
Son espacios que se utilizan para el juego y también su
construcción es un medio para conformar una identidad
propia, alejada del padre o la madre, por natural necesidad
de independencia, de autosuficiencia, de creación de un
espacio propio.
En este espacio acotado y construido por nosotras nos
sentimos más seguras de mostrar la obra que producimos.
Habrá dentro de la casita reproducciones de nuestra obra, la
obra de cada una de las artistas que forman el colectivo.
Pero, no será la obra original si no reproducciones en A4
sobre papel de folio. Por un lado, reducir las imágenes de
tamaño hasta el A4 es una manera de exponerse menos, de
no tener tanto protagonismo en el espacio como tendríamos
con la obra original, en su tamaño original. Por otro lado, el
hecho de exponerla así es una manera de hacer un guiño al
hecho de que nuestra obra se toma muchas veces como un
juego, como un pasatiempo, serán nuestros «dibujitos».
También queremos transmitir la dificultad para exponer la
propia obra. Pero no nos quedamos en un mensaje negativo
y victimista. Nuestra intención es hacernos con este espacio

al que nos relegan, y crearlo, aunque precariamente, con
libertad.
Queremos que el público que visite la pieza también se
sienta cómoda entrando, por eso será un espacio cálido, con
alfombras en el suelo, aislado del exterior. Haciendo así
honor a lo amable, a los atributos femeninos. Queremos
cuidarnos entre nosotras y cuidar de los demás. Esta
amabilidad, suavidad, candidez romperá con el contexto en
el que está inscrito, con lo industrial de la fábrica y también
con lo racional y ordenado de una sala de exposiciones
clásica.
Con la creación de este refugio queremos hablar del
momento en el que nos encontramos ahora como colectivo.
Nos gustaría transmitir al espectador preguntas sobre las
que hemos ido reflexionando en nuestros encuentros
¿Tenemos que intentar hackear los espacios ya existentes?
¿O debemos crear espacios propios? ¿Hasta qué punto es
posible construir espacios visibles y significativos trabajando
desde los márgenes?
La idea es grabar el montaje de la caseta para tener el
registro del proceso y para compartirlo en redes sociales.
Los materiales a utilizar serán diversos y no los podemos
saber con exactitud, habrá elementos más constructivos y
elementos más decorativos, utilizaremos cojines, telas, sillas,
cuerda, paraguas, escobas, lámparas, flexos, luces, marcos
pequeños, pinzas, chinchetas, alfombras, sábanas… por el
pensamiento binario occidental.

ORGANIZA

COLABORA