Cécile Brillet

Cécile Brillet (14-12-1967, LAVAL, FRANCIA) 1992: Doctorado en química orgánica. Université d’Orsay. Francia. En la década de los 90, me inicio en el mundo de la cerámica, y después de una temporada decido recibir una formación profesional para poder llevar mi propio taller.

Amplié esta formación a lo largo de toda mi carrera, recibiendo numerosas clases de ceramistas y artistas reconocidos en el mundo del arte ( Arcadio Blasco, Vanni Gritti, E. Galassi, A. Leverone, Pino Lampariello, Pompeo Pianezzola, Miguel Mollet, Anima Ross, Xavier Montsalvaje…).

Sin duda, el punto de inflexión en mi trayectoria como ceramista llega en el 2008 cuando tengo la oportunidad de poder pasar 2 años en el departamento de arte de la universidad de Berkeley California, con el prestigioso ceramista Richard Shaw.

Paralelamente, recibo en San Francisco formación en técnicas de grabado, de la mano de Russel Pachman y Marsha Shaw. A lo largo de todos estos años, he participado en numerosas ferias monográficas de cerámica, en España y fuera de España.

PAZ EN LA GUERRA

Se denomina «paz» al convenio o tratado que pone fin a la guerra. En el pasado, Europa fue escenario de guerras fratricidas entre hermanos. Puede parecer incluso una contradicción presentar las armas como una herramienta para buscar la paz. Las tenemos, pero no las usamos. Las podríamos utilizar, pero preferimos el diálogo. Incluso las podríamos destruir, porque somos tan civilizados, que sabemos que no serán necesarias. Las armas como garantía de paz, de defensa, nunca de ataque. De ahí el color blanco virginal, de pistolas, metralletas y granadas y proyectiles. La hoja de arce tiene otras connotaciones.

Su color rojo simboliza la sangre derramada. El color blanco personifica la paz entre los pueblos que comparten un mismo lugar. El arce ha sido y es un árbol especial en muchas culturas: símbolo de amor en los países del “cercano” Oriente y leyendas que cuentan cómo el alma de un ser humano renacía en este árbol.

La Fábrica de armas de Oviedo es parte de nuestro pasado, y como la cerámica, formará parte de nuestro futuro. Paz en la guerra. ¡No hay guerra sin paz!

ORGANIZA

COLABORA